El hijo del casero

(19th street, Mission District, San Francisco)

La semejanza es innegable:

El porte,

los modos, 

la piel descolorida.

Las mujeres siniestramente bellas

que lo acompañan,

los incisivos manchados,

y el aliento fétido

de sangre.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: