Granizo

        A mis hijos

Si ya no los tengo, si ahora

      sólo sombras abrazo,

y en mi tímpano aún vibra

      el rumor de sus risas 

      y el bullicio de sus voces

    y carreras

lanzándose los pedruscos

congelados

como si fueran motas

de algodón,

¿a qué vienes, granizo,

      desde el cielo?

¿a desgranar más hielo

      sobre el hielo?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: